Escribir sin dictados I

Foto tomada de Internet

Por Pablo Pacheco Avila

Escribir lo que dicta la conciencia en sistemas totalitarios representa un gran riesgo para quienes rompen el muro de silencio que imponen los militares. Por lo general los osados terminan en la prisión, el destierro y en el peor de los casos en un cementerio. Aun así, continuar escribiendo sin someter nuestro pensamiento es alimentar el alma libre que todos llevamos dentro.

Por suerte para Cuba, mientras la prensa oficial asume el papel sumiso de vocero de la dictadura más larga del hemisferio, otros narras la cruda realidad en que viven los cubanos. Si la ola represiva de marzo del 2003 fue el reflejo del odio y la intolerancia del régimen, el brutal destierro a España de varios disidentes es una muestra clara de que nada ha cambiado en la Isla. Un maquillaje de apertura demasiado burdo.

El 19 de marzo de 2003, mientras dormía la siesta del mediodía con mi hijo, un nutrido grupo de agentes de la Seguridad del Estado tocó a mi puerta. Fui arrestado y conducido a una celda de la policía política en la provincia de Ciego de Ávila.

Una semana después, volví a ver a mi esposa y ella me contó que los militares la obligaron a despertar a mi hijo jimio para escudriñar el colchón en busca de pruebas que me incriminaran. En ese momento no imaginé que pasaría 87 meses en cautiverio. Un día antes de mi cumpleaños 33, me entrevisté por primera vez con mi abogada y ella fue la encargada de comunicarme que el juicio se realizaría el 4 de abril. Pesaba sobre mí una petición fiscal de 26 años de privación de libertad. La vista oral fue un circo romano: los militantes del PCC y los militares jugaron al Cesar, el fiscal y los jueces representaban los leones; las abogadas de la defensa eran simples espectadoras; Pedro Arguelles y yo éramos los esclavos a sacrificar. Después de varias horas en esta parodia judicial, ambos fuimos sancionados a 20 años de privación de libertad.

Oleivys quedó a merced de la buena voluntad de unos pocos amigos que siguieron el instinto humano y desecharon el ideológico, además de la hostilidad de las autoridades del Ministerio de Salud para el cual trabajaba como médico. A esto se añadió el castigo adicional de tener que viajar, con nuestro hijo de apenas 4 años, 360 kilómetros para poder verme. Ella, con su carácter fuerte y optimista, se repuso del golpe. La separación la obligó a ser madre, padre, hermana, amiga y confidente de Jimmy. Él era quien menos comprendía lo que estaba sucediendo. Día a día le preguntaba a su mamá por el regreo de su padre y mi inigualable pareja, haciendo de tripas corazón, respondía con dolor: cuando termine de estudiar. “Cada noche me sumergía en un mar de lágrimas”, me cuenta Oleyvis ahora que pasó la tormenta.

19 Respuestas a “Escribir sin dictados I

  1. Ups, me había perdido este post.
    Pablo, fuiste un hombre valiente, y lo sigues siendo. Mis respetos.

  2. Ya eres un hombre libre junto a tu familia, libre.

  3. El Pequeño Hermano-Los Cubanos y la Lección de Myanmar

    “Quienes han destinado sus existencias en cuerpo y alma al reclamo de una Patria “Con Todos y Para el Bien de Todos” desde un exilio nunca deseado, tienen esta vez un reto de inteligencia milimétrica, de cálculo preciosista: no permitir que la democratización de Cuba empiece con ellos fuera del juego. Myanmar nos deja su lección al alcance de la mano. ”

    http://elpequenohermano.wordpress.com/2012/02/27/los-cubanos-y-la-leccion-de-myanmar/#more-3164

  4. Pablo…..especialmente para ti. Segura estoy que nada de esto se sabe en Cuba. Razones del porque de ese “exilio intransigente” que tantos critican

    TESTIGO DEL SACRIFICIO,
    (HACE 50 AÑOS).
    Por Tomás Fernández-Travieso

    El sol se ponía cuando salimos del juicio. Luis Fernández-Caubí fue el único abogado que se atrevió a defender nuestra causa. El juicio demoró sólo 20 minutos; lo interrumpió varias veces el ruido de los tanques de guerra destacados en La Cabaña corriendo hacia Playa Girón: era el 17 de abril de 1961.

    Cuando iban a fusilar, dejaban solamente en capilla a los condenados a muerte. El único que sabíamos que ya estaba allí era Carlos Rodríguez Cabo. A su compañero de causa, Efrén Rodríguez López, le pidieron 30 años. Lo habíamos dejado en la galera y cuando vino a despedirse de nosotros, muy apenado, dijo: “Miren, perdonen que les pida esto, pero seguro que ustedes no regresan. Salúdenme a Carlitos allá”. No pudo seguir hablando. Nos abrazó llorando.

    Caminando esposados cruzamos el puente levadizo. Abajo, en el foso, un palo solitario se alzaba delante de unos sacos de arena. Virgilio Campanería Angel y yo íbamos esposados juntos. Alberto Tapia Ruano venía solo.

    Al llegar a la prisión, desde el patio al otro lado del rastrillo, muchos compañeros nos saludaron en silencio. Nos pasaron a través de una galera donde dormían los guardias, hasta llegar a la capilla (galera interior dividida en cuatro celdas con un pasillo central)..

    Continuamos caminando por un largo pasillo. Cuatro guardias nos escoltaban. Atravesamos tres rejas con gruesos candados. Al entrar en la capilla, desde una de las celdas, la voz de Efrén, fuerte y decidida, nos saludó: “Parece que me quieren tronar (fusilar) también. Me elevaron la condena de 30 a paredón. Además, Carlitos estaba muy solo y no podía abandonarlo”, agregó riendo Efrén. Compartimos la información que teníamos del desembarco por Playa Girón que apoyaría el movimiento clandestino. Efrén y Carlitos eran de Rescate Revolucionario; Virgilio, Alberto y yo del Directorio Revolucionario Estudiantil. Nos metieron en una celda iluminada por una lámpara de luz fría con dos literas sin colchón y un hueco en el piso que servía de inodoro.

    Al poco rato trajeron a Lázaro Reyes Benítez y a Filiberto Rodríguez Ravelo, ambos de Güines. Filiberto se había ganado el apoyo de “el marciano” ya que desde que llegó a La Cabaña insistía en que él era un extraterrestre y que estaba en contacto permanente con los marcianos.

    Después llegó José Calderín, quien junto a Lázaro y a Filiberto fueron a otra celda. Por último, Carlos Calvo Martínez; al igual que Virgilio y Tapita tenía 21 años. Lo acusaron de poner la bomba de El Encanto. Lo metieron en nuestra celda.

    Ya estábamos todos. Un guardia trajo las sentencias. A mí me conmutaron la pena de muerte por 30 años de prisión “porque esta gente no va a fusilar a un menor de edad”, me explicaron todos. Ya no pude seguir compartiendo los cantos y los chistes de los demás. Me convertí en el depositario de sus recuerdos, el enlace con la vida. Yo sería el testigo de su sacrificio.

    Pasaron horas. No sé, ahí no existe el tiempo. Rezamos el rosario, todos teníamos rosarios.

    Por fin las tres cerraduras crujieron y pasos de botas resonaron en la capilla. El sargento Moreno llamó el primer nombre: “Carlos Rodríguez Cabo”. “Presente”, gritó con voz firme. Dos guardias con fusiles lo escoltaron hasta la puerta de nuestra celda. Nos abrazamos a través de los barrotes. Me encomendó a su hija, le dejaba su sortija y dijo: “ánimo, que tengas suerte”.

    Al rato el sonido de los fusiles FAL llenó la capilla, seguido de un tiro de pistola. “El sargento Moreno es el que da los tiros de gracia”, me habían dicho.

    Las tres cerraduras se abrieron otra vez, ahora para Efrén. Respondio: “Presente”.Me abrazó entre las rejas, le dejaba su fosforera a la esposa

    Los FAL sonaron cerca, seguidos de un tiro de gracia.

    El tercero fue Virgilio. En el último abrazo me dijo: “Tommy, voy a gritar un Viva Cristo Rey, Viva Cuba Libre, Viva el Directorio, que le va a traquetear los cojones. Alberto (Tapita) se abrazó a mí: “Ojalá que yo vaya después”. Abrazados escuchamos a Virgilio cumpliendo su promesa, sonaron los FAL y después tres tiros de gracia.

    “Alberto Tapia Ruano”, llamó Moreno. “La Virgencita me oyó”, dijo Tapita con alegría. Salió rápido.

    Quedamos Carlos Calvo y yo en la celda.

    “¿Crees que Tapita contó los tiros de gracia de Virgilio?… Fueron tres. De todas maneras él lo va a ver en el suelo, no hay tiempo de quitar los cuerpos entre uno y otro…”, dijo.

    El cuarto fue Filiberto, quien, reconociendo su broma, me confesó: “Ya ni los marcianos pueden salvarme del trueno (paredón)”. Salió cantando el Himno Nacional. Le dieron dos tiros de gracia.

    “Lázaro Reyes Benítez”. “Presente”. Me abrazó y salió. “José Calderín”. “Presente”. El penúltimo abrazo y salió.

    Carlitos Calvo fue el último. Ya yo conocía toda su vida.. Antes de que abrieran las rejas, me pidió: “Cuenta mis tiros de gracia y me lo dices allá arriba”.

    Fueron ocho en La Cabaña, hace 50 años.

    TOMÁS FERNÁNDEZ-TRAVIESO, ex miembro del Directorio Revolucionario Estudiantil, fue condenado a 30 años de prisión por el régimen castro-stalinista de Cuba. La publicación en Miami de su obra teatral “Prometeo Desencadenado” le ocasionó una condena adicional. Cumplió 19 años de prisión. Actualmente reside en Miami. Recién publicó la novela, “El Silencio del Ayer”.

    • Esto revela una preconcepción versallesca, a saber, que todos los nacidos después, por haber crecido en una basura, son, además, necesariamente ignorantes. No puedo sino recordar que todas las colecciones de los diarios cubanos de la república, incluso el de “Tiempo en Cuba”, “Alerta” y “Ataja”, estaban a disposición de los lectores en la biblioteca nacional, al menos hasta 1975. Como vivía muy cerca, iba casi todos los días a la hemeroteca y pedía los “palos” (así llamaban las colecciones mensuales de los diarios) y, aunque algunas veces me miraron con curiosidad, nunca me pusieron ninguna traba. Y no era el único joven allí. Eran más cuidadosos, sin embargo, con las revistas norteamericanas, con Time o Life (que recibían periódicamente), no por lo que pudiéramos leer, sino porque les arrancábamos las páginas de los anuncios (para decorar juvenilmente nuestros dormitorios). Además. ¿a qué le iban a temer? Jamás repetiríamos nada negativo que hubiéramos podido leer; las consecuencias de tal acto eran muy claras. Vale decir que, al menos en las dos primeras décadas, el problema no fue una carencia de información,

      ——————————————————————————————————

      Aqui queda MATADO el “problemita” DE QUE NO SABIAN…JAJAJA, aparte abuelitos, mimas pipos tenian, lo que paso; ES QUE ESTABAN muy “ocupaditos” gritando PAREDON, PAREDON, PAREDON, aplaudiendo la instauracion de “la libreta”, los CDR’s, ENCARCELAMIENTOS, expropiaciones, misterio alguno NO EXISTE, nunca ha EXISTIDO sobre la gran sabana familiar KGADA cubana, bien ellos lo saben, la poca CONCIENCIA que tienen SE LOS RECUERDA, y se callados antes sus familiares “se quedan”, no por pena, por falta de verguenza, que demonios, la perdieron por los empaches de “carne rusa” JAJAJA, Saludos, SE MERECEN LO QUE TIENEN !!!!! NO REMESAS NO VIAJES Na D Na

  5. Pablo Pacheco Avila

    VIDEO SOBRE PROTESTA DE EXILIADOS CUBANOS EN WASHINGTON

  6. Pablo miren esto.

    • MUY BUENO, igualito en Cuba paso, y despues a comer “carne rusa”, al menos los venezolanos todavia no los han “tocado” con la “enriquecida”,
      JAJAJA, sangriento mes de Octubre a Venezuela le espera, inminente guerra civil en el horizonte tras la victoria de Capriles.

  7. Ahora con Paneque hable, arribaron a las 3 AM, en estos instantes protestando estan, segun me dice son ellos como 70, y los tiranos con acolitos solo 6, BUEN TRABAJO Paneque !!!!!
    Muchas a Plantados, Sr Angel de Fana, Sra Maritza Lugo, Sr Sergio y TODOS los demas.

  8. Buenos dias Pablo, naaa mi ambia, JAJAJA, caritos le costaron a su Sra esposa, hijo, USTED los alaridos de PAREDON, PAREDON, PAREDON, pagando por el enga~o de sus antecesores, que, que ???, nunca le hablaron a USTED de los FUSILAMIENTOS, ENCARCELAMIENTOS que a diario cometian, sarta de mentirosos oportunistas envidiosos, pero mire USTED, Siiii; ” SE ACABO la carne rusa “, te jodieron, y las “arepitas” en Octubre SE ACABAN, de pinculin, a sembrar cocodrilos se ha dicho !!!!!

    FUSILADO con SOLO 22 a~os en 1961 FUE Virgilio Campaneria !!!!!!!

    LIBERTAD para Eduardo Arocena YA !!! 29 a~os aca PRESO LLEVA !!!!!

    NO REMESAS NO VIAJES NO LLAMADAS NO COOPERES Na D Na

  9. Gracias por el testimonio. Conocí de un caso q entraron a registrar y detener a un padre de familia pasada la media noche y se llevaron “confiscado” el ventilador del cuarto de los niños q era un “clon” hecho de piezas de diferentes ventiladores. También se robaron el televisor de esa familia, porq devolvieron después del juicio el ventilador de pedazos, pero no el TV.
    Pablo, no conservas las publicaciones por las que te condenaron?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s